Imagen de marca: Cómo diseñar un logo memorable en 8 pasos

Imagen de marca: Cómo diseñar un logo memorable en 8 pasos
¿Cómo resumirías una empresa en un garabato? Su producto o servicio, sus valores, su identidad… Aunque el resultado pueda parecer escaso, simple o demasiado conceptual, diseñar un logo es un trabajo que requiere de un estudio previo y de conocimientos de diseño nivel avanzado. Sin embargo, muchas veces no se le da toda la importancia que se debería, casi siempre por desconocimiento. Y es que, la proliferación de pequeñas empresas y start-ups está obligando a muchos usuarios no profesionales a encargarse del diseño de su propia empresa. Y por eso, para evitar males mayores y arrepentimientos de por vida, iCreatia te trae unas pautas para diseñar un logo sencillo y memorable. ¡Toma nota! [caption id="attachment_137843" align="aligncenter" width="800"]Diseñar un logo memorable Logos de marcas sencillos y memorables[/caption]
  1. Breafing. Es esencial conocer a fondo a la empresa para la que vas a diseñar un logo. Y, para eso, tenemos que saber cuál es el objetivo, qué se les ofrece a los clientes, cuál es el público objetivo o los principales competidores.
  2. Busca ideas. Quizá nunca te habías detenido a mirar los logos de otras marcas, ¡ahora es el momento! Observa las proporciones, los colores, qué transmiten. Inspírate y dale rienda suelta a tu imaginación.
  3. Realiza bocetos. Coge un lápiz (normal o digital) y haz pruebas a mano alzada. Las tabletas gráficas son una buena herramienta ya que permitirá modificar los trazos sin emborronar el soporte.
  4. Selecciona los colores. ¿Conoces el significado de los colores? Cada uno transmite una sensación y es importante tenerlo claro para elegir el más adecuado para los valores de la empresa. También puedes ayudarte de una paleta de colores para visualizar mejor el diseño y potenciar tu creatividad.
  5. Elige una tipografía o mejor…¡hazla tú mismo! Si quieres diseñar un logo único o exclusivo, apuesta por crear una tipografía o, algo más sencillo, modificar una ya existente.
  6. Si quieres que tu diseño sea memorable, pónselo fácil a la memoria. Los logos más simples son más recordados por el público. Si no, ¡haz la prueba!
  7. Dale vida. Cuando presentes el logo para tu cliente o el tuyo propio, cuenta la historia que le rodea o la historia de la marca: el público será capaz de ver más allá.
  8. ¡A diseñar! Ahora que ya tienes todos los elementos necesarios, ponte manos a la obra. Hay muchos programas de diseño gráfico que te pueden servir para crear tu logotipo aunque los más utilizados son Illustrator o Photoshop . Sólo recuerda que, en esta fase, el cuidado de los detalles es fundamental.
Ahora sólo queda presentar al cliente dos o tres ideas finales, para que este pueda definir sus gustos en cuanto a retoques de última hora. Y, una vez aprobado el diseño final, preséntale al cliente el resultado del trabajo en diferentes formatos. Al cliente le gustará ver cómo se aplica la imagen de su marca y tú verás tu esfuerzo recompensado.